La mejora de la salud y la seguridad en el trabajo es importante no sólo a nivel humano, en cuanto permite reducir el dolor y el sufrimiento, sino también como forma de asegurar el éxito y la sostenibilidad de las empresas, y con ellos la prosperidad de las economías a largo plazo. 

Es por ello que es necesaria la implementación de una buena SST que ayude a las empresas a diferenciarse de las demás. 

Asimismo, la mejora de la SST en las compañías exige un análisis minucioso de los factores ambientales, organizativos y de los puestos de trabajo, así como de las características humanas y personales que influyen en el comportamiento en el lugar de trabajo. Por ejemplo:

  • El rediseño de las instalaciones y de los puestos de trabajo para elevar la productividad y reducir riesgos en materia de SST.
  • La implantación de programas de exámenes médicos preventivos y de vigilancia sanitaria.
  • La mejora del diseño de los puestos de trabajo y la conciliación de la vida laboral y personal para reducir al mínimo los riesgos relativos a la SST y aumentar la motivación de los trabajadores.

En lo que concierne precisamente a la motivación de los trabajadores, éstas son las prácticas recomendables para obtener buenos resultados:

  • Las condiciones de trabajo han de ser seguras y saludables en todo momento.                                             
  • Los empleados deben sentirse seguros y competentes en la labor que desempeñan.                                                   
  • Los empleados deben participar activamente en la toma de decisiones en materia de SST.                                                        
  • Deben reconocerse los éxitos de las personas, los equipos y las organizaciones, y premiarlos por ellos.
  • El enfoque concreto de la SST dependerá de la naturaleza y la complejidad de la organización.